A veces nos obsesionan los ruidos que producen los vecinos y nos sentimos tan atacados en nuestra intimidad que no podemos disfrutar de la paz y la alegría en nuestros propios hogares. Es más grave nuestra propia percepción del ruido que nos produce angustia que el ruido en si.
saraesaninf
12

Comments

1 comment

  • dguemez1
    Me gustaria que lo isieran algunos niños Ya no tendran mas ruidos que los espante en la noche
    dguemez1
    0

Add comment

Please sign in to leave a comment.